Noticias

DESAFíO JUNIOR EMPRESARIAL Abril 2018

CRÓNICA SOBRE DESAFÍO JUNIOR EMPRESARIAL ESIC

 

El pasado miércoles 18 de abril, tanto yo, Diego Villaverde, como Alejandro Senior, alumnos del ciclo de grado superior de Desarrollo de Aplicaciones Web asistimos al desafío junior empresarial de la Escuela de Marketing y Negocios y centro universitario ESIC, en Pozuelo de Alarcón, para defender nuestro proyecto PYGMY en la final territorial de Madrid frente al resto de finalistas.

Dicho proyecto se ha desarrollado a lo largo del curso 2017-2018 en la asignatura de Empresa e iniciativa emprendedora del CFGS de Desarrollo de Aplicaciones Web, en la que se nos daba total libertad a la hora de decidir como enfocarlo con Geovani Hiniesto Bazán como profesor y figura de apoyo ante cualquier duda o ayuda que pudiésemos necesitar.

Tras obtener una calificación de 9 en las dos primeras fases y de 7’7 en la tercera fase, PYGMY fue elegido de entre 859 proyectos mas del que solo podían quedar 10 para enfrentarse a los restantes en la mencionada final del 18 de abril.

Posteriormente se nos comunicó que PYGMY había pasado a la final nacional, es decir, nos encontrábamos entre los mejores 9 de toda España con un proyecto desarrollado por un alumno de Desarrollo de Aplicaciones Web con total libertad frente a alumnos especializados en enseñanzas de marketing.

Asistimos a la final nacional en el dia 25 de abril, en la cual expusimos el proyecto fortaleciendo sus puntos débiles. Algunos profesores de otros centros de fuera de Madrid, como Barcelona o Valencia, nos felicitaron por la idea y la exposición, así como otros alumnos miembros de equipos competidores.

Lamentablemente quedamos a las puertas de los premios organizados para los tres primeros puestos, dado que, en mi opinión personal, los criterios a los que se ajusta el jurado perjudicaban nuestro estilo más centrado en la naturalidad y en la cercanía, con respecto a una metodología de exponer mas fría y mecanizada más cercana al mismo patrón entre la mayoría de los concursantes.

A pesar de esta reflexión, la experiencia en general ha sido muy satisfactoria y nos demuestra a los alumnos que somos capaces de concebir, dar forma y materializar una idea y hacer de ella algo tangible y algo de lo que sentirnos orgullosos. Definitivamente recomendable ya que se trabajan conceptos cada ves mas a la orden del día como el trabajo en equipo y sobre todo la tranquilidad a la hora de enfrentarse a un público.

Agradezco a Geovani la libertad que nos brinda a los alumnos y la confianza que deposita en nosotros.

A veces lo único que hace falta es sacar a alguien a un escenario, y escuchar.

 

Un cordial saludo,

Diego Villaverde Prado

En Seseña, a 26 de abril de 2018